Publications Languages Brasil Dansk Deutsch English Espanol Farsi Francais Greek Hungarian Italia Japanese Latvian Polish Portuguese Svenska
This is the official website for Nicotine Anonymous World Services. Any unauthorized website using Nicotine Anonymous' name and providing information, opinions, literature or outside links to other websites are not and have not been approved by Nicotine Anonymous World Services.

Publications

LA ORACIÓN DE LA SERENIDAD PARA LOS USUARIOS DE LA NICOTINA

“Dios, concédeme la Serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el Valor para cambiar las cosas que puedo cambiar, y la Sabiduría para conocer la diferencia.”

*Seleccionado del texto escrito por Reinhold Neibuhr - 1926

Dios, concédeme la Serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar ...

Como usuarios de la nicotina, no podemos cambiar nuestro deseo por la nicotina, pero aun si no podemos cambiar el deseo, podemos aceptarlo. La verdad es que hasta que podamos aceptar nuestro deseo por la nicotina, no vamos a detener el comportamiento repetitivo. Lo que haremos es usar algún sistema de suministro de nicotina si decidimos que no podemos aceptar el deseo.

Es así de sencillo. Por ejemplo, si usted es un fumador de cigarrillos y no acepta el deseo, entonces seguramente encenderá un cigarrillo. O tal vez tomará “una calada,” o “una pizca” si masca tabaco para ayudarle a superar el momento, pero tan solo una calada o una pizca es no aceptar las cosas que no puede cambiar.

Aceptar el deseo no significa que queremos el deseo o que nos guste. Aceptarlo significa, primero,  reconocer el deseo por lo que es: un fuerte deseo, físico y psicológico, no una necesidad real, por la nicotina. Eso es todo. No luchamos contra el deseo, sino que nos fijamos en el, lo dejamos ser, sin pánico o sin sentir lástima por nosotros mismos, pero diciendo, “Sí, de verdad quiero nicotina ahora mismo.”

No practicamos la auto-decepción y tratamos de engañarnos pensando que no queremos nicotina. Este es un programa honesto. Tampoco tratamos de odiar el “hábito” (o a nosotros mismos) tanto que lo dejamos. Mientras estemos usando la nicotina activamente no podemos exigir que nuestros cuerpos dejen de desearla, pero podemos vivir con el deseo por la nicotina hasta que éste pase, y por eso rezamos por…

el Valor para cambiar las cosas que puedo cambiar...

Lo que podemos cambiar es nuestra resistencia a vivir, aún a corto plazo, con el deseo por la nicotina. Podemos, con la ayuda de Dios y el apoyo del grupo, cambiar nuestra vieja manera de lidiar con el deseo, y tratarlo de una manera nueva. Llegamos a estar dispuestos a vivir con el deseo; ya no utilizamos la nicotina para deshacernos del dolor del deseo. Si encendemos un cigarrillo para aliviar el deseo, esto demuestra que no hemos aceptado lo que no podemos cambiar y no hemos actuado con el valor para cambiar las cosas que podemos cambiar.

Por supuesto, vivir con el deseo es duro, a veces muy duro, pero usted no está solo. Con la ayuda de un Poder Superior puede hacerlo. De eso se trata la Oración de la Serenidad.

Así que le pedimos a Dios que nos ayude a aceptar el deseo, y luego le pedimos a Dios que nos conceda el valor de no resolver este deseo - como siempre lo hemos hecho - utilizando la nicotina una vez más. Por lo tanto, necesitamos serenidad para aceptar el deseo y valor para sólo esperar a que pase…

y la Sabiduría para conocer la diferencia.

La sabiduría que pedimos aquí consiste en llegar a ser conscientes de la diferencia entre nuestra vieja manera de afrontar la incomodidad del deseo en el pasado (por ejemplo, encendiendo un cigarrillo de forma compulsiva) y la nueva manera de lidiar con los deseos; aceptando el deseo hasta que pase la intensidad, aunque estemos incómodos por unos momentos, entendiendo que el deseo pasará si usamos la nicotina o no.

La fortaleza y el valor necesario para vivir como ex -usuarios de la nicotina, con esta incomodidad inicial,  vendrá a nosotros si lo pedimos, aún cuando puede tomar bastante tiempo. Lo que recibiremos no es  pura fuerza de voluntad, más bien un Poder que proviene de nuestro Poder Superior, del grupo y de nuestro más intimo interior. El poder que en realidad queremos ¡es el amor! Sólo armados con este poder podremos convertirnos en ex-usuarios de la nicotina y recibir una vida nueva, libre de la adicción a la nicotina.

La razón por la cual no nos convertimos en ex-usuarios de la nicotina años atrás, es que elegimos el no vivir con el deseo. Cada vez que sentíamos el deseo, nos dejábamos llevar por éste y usábamos la nicotina. Teníamos la esperanza que de alguna manera mágica llegaría el día en que el deseo desaparecería o que encontraríamos una manera absolutamente libre de dolor para dejar de ser adictos. Ese día nunca llegó. Cada uno de nosotros continuó repitiendo nuestras racionalizaciones favoritas o excusas para usar la nicotina, nuestras propias justificaciones para no vivir con el deseo. Y continuamos deseando y usando, deseando y usando, año tras año.

Pero ahora podemos cambiar todo eso. En el momento que podemos aceptar lo que es - “Quiero nicotina”- y enfrentarlo con el valor que Dios nos concede, podremos afirmar, “Yo elijo no manejar este deseo mediante el uso de la nicotina,” ¡entonces nos convertimos en ex-usuarios de la nicotina!

Si continua usando la nicotina aún cuando dice la oración, repita la misma una y otra vez, y siga repitiéndola mientras reflexiona sobre lo que estas palabras significan para usted, un adicto a la nicotina. Con el tiempo funcionará. Si no es sincero, la oración no producirá resultados, pero si lo único que puede hacer al principio es decir la oración, aún sin creer en lo que está diciendo, ¡por lo menos haga eso! Puede ser que le tome algún tiempo para que reciba el poder que se necesita para vivir con el malestar que conlleva  el deseo, pero eventualmente el momento llegará. Con el tiempo, el deseo disminuirá en gran medida y algún día, confiemos, desaparecerá por completo. Sin embargo, si tiene un desliz, y, por ejemplo, usted es fumador y enciende un cigarrillo, ¡acéptese con reverencia y repita la oración de nuevo la próxima vez! 

Recuerde que no es realmente el estrés, la frustración ni tan siquiera el deseo lo que nos lleva  a seguir usando la nicotina una vez mas, sino nuestra falta de serenidad y valor para enfrentar el deseo. La ayuda viene de su Poder Superior, del grupo y de su propia interioridad sana. ¡Que Dios le acompañe ahora!