Publications Languages Brasil Dansk Deutsch English Espanol Farsi Finnish Francais Greek Hungarian Italia Japanese Latvian Polish Portuguese Svenska
This is the official website for Nicotine Anonymous World Services. Any unauthorized website using Nicotine Anonymous' name and providing information, opinions, literature or outside links to other websites are not and have not been approved by Nicotine Anonymous World Services.

Publications

Frases Para Ayudarnos A Vivir Felices, Alegres Y Libres Sin La Nicotina

Juntos cambiamos
Muchos de nosotros pensamos que vivir sin usar la nicotina era “imposible en mi caso.” Posiblemente pensábamos que había algo malo o teníamos alguna debilidad en nuestro carácter. No entendíamos por completo el poder de la nicotina.


En las reuniones vemos y escuchamos que no estamos solos, como tampoco somos únicos en esta lucha. Descubrimos la similitud que tenemos con los compañeros, a través de nuestras experiencias con esta adicción a la nicotina y la obsesión que conlleva. Nos apoyamos mutuamente y compartimos la misma esperanza.


Nuestro grupo ofrece fortaleza, y la salud mental necesaria para prepararnos a vivir el milagro de no tener que fumar el “próximo.” Mi “imposible” se convierte en nuestro “posible” al comprender que, juntos cambiamos.



Continúe asistiendo a las reuniones
Una de las cosas más importantes que los usuarios activos de la nicotina pueden hacer, luego de asistir a la primera reunión, es continuar asistiendo a las reuniones. El señalar una fecha concreta para dejar de usar la nicotina no necesariamente tiene que ser el enfoque principal. Dado que una característica que tenemos en común es escondernos detrás de la muleta y/o la “cortina de humo” de la nicotina, puede ser que la asistencia a las reuniones sea un cambio a este patrón de conducta a nuestro favor.

Cuando asistimos con regularidad, nos beneficiamos del valor y la inspiración de las experiencias compartidas. Puede ser que hoy no podamos hacer algo “grande,” pero si estamos dispuestos a hacer algo “pequeño” encontraremos la esperanza que no creíamos posible. Pregúntese “¿Qué estoy dispuesto a hacer en este momento?” Las respuestas a esta pregunta crean posibilidades.

Incluso los veteranos del grupo descubrirán algo nuevo si siguen asistiendo. Estar dispuesto es para todos la llave que abrirá nuevas puertas.


La perseverancia se convierte en fortaleza
Para la mayoría de nosotros, la relación con la nicotina ha sido ancha y profunda. Es por esto que tenemos que estar dispuestos a hacer el esfuerzo máximo para conseguir y permanecer libres de la nicotina. A menudo, solamente el estar dispuestos acorta la distancia hacia la liberación.

Las áreas donde preferiríamos no tener que tomar acción son usualmente aquellas donde debemos estirarnos hacia adelante. Cada uno de nosotros tiene sus cuestiones personales; cada persona decide por sí mismo. Sin embargo, mientras más nos estiramos, mas fuerza ganamos.


Primeros auxilios primero
Cuando un deseo amenaza nuestra vida o un defecto de carácter pone en peligro nuestra salud mental, respondemos utilizando los primeros auxilios de este programa primero. Mediante la práctica de los Pasos y el uso de las herramientas que nos ayudan (reuniones, lista de teléfonos, literatura, nuestro patrocinador y servicio), en lugar de hacer cosas que nos hacen daño, le damos la bienvenida a la recuperación curativa en nuestra vida.


Para posponerlo, llame por teléfono
Podemos posponer nuestra reacción habitual a un deseo si usamos el teléfono para hablar con alguien sobre lo que estamos sintiendo. Llamamos a nuestro patrocinador, a algún miembro del grupo o a cualquier persona de apoyo que nos conteste. Debemos esperar a después de haber conversado sobre el tema, para entonces determinar cómo nos sentimos.
Cuando usábamos la nicotina, estábamos visibles, pero no necesariamente presentes. Usando el teléfono, practicamos contacto consciente con otras personas. Cuando permitimos la ayuda de otros, les reforzamos su propia recuperación.


Lo rápido no pega
Este programa no se trata de recibir gratificación instantánea. La recuperación es un proceso que practicamos y requiere el renunciar a ciertas cosas y aprender otras. Con el tiempo practicamos nuevos comportamientos para conseguir resultados nuevos y duraderos.

La recuperación aumenta nuestra capacidad de responder, de ser personas responsables. Al aceptar este proceso en vez de una solución rápida, vemos que con la práctica, progresamos.


Con una calada estoy al borde de una cajetilla diaria
Una sola calada puede atrapar al cuerpo en ciclos de antojos. De aquí, podemos hundirnos de nuevo en la obsesión mental, pensando que existe una “necesidad” que “tenemos” que satisfacer. Podemos haber imaginado que la “chupada” era solo un placer que decidimos disfrutar. Sin embargo, una vez que comenzamos el día con esa primera calada, no podemos detenernos. Ésa ha sido nuestra experiencia real.


Un desliz comienza en la cabeza, antes que la mano alcance la droga. Si entretenemos ese pensamiento, corremos un riesgo. Tenemos que afrontar nuestros pensamientos escurridizos con honestidad o podemos sucumbir a la tentación. Tenemos que aceptar que: ¡Una sola calada me puede hacer caer!

“Gracias Dios mío, que he podido
llamar mío a este día libre de humo.
Rezo pues, me concedas
llamar libre de humo también,
al día de mañana.”



Elija la fe en vez del miedo

Según la vida transcurre, ofrece cambios momento por momento y tenemos que elegir entre la fe y el miedo. Puede ser que estemos tan acostumbrados a reaccionar de una manera determinada ante una situación específica que nos parece que no podemos elegir nuestras reacciones. La recuperación nos enseña que nuestro comportamiento y actitudes son opciones. Podemos escoger tener fe en un Poder Superior en vez de elegir la dependencia a una droga. Con fe, encontramos la paz que buscamos y que nunca encontramos en todas esas cajetillas que abrimos.


Fumar no es una opción
Como adictos a la nicotina, todos hemos tenido una lista de excusas y racionalizaciones para usar esta droga. Posiblemente pensábamos que usarla era simplemente una opción que habíamos determinado. La adicción a la nicotina es poderosa y astuta. Interfería con nuestro pensamiento, de manera que su uso se convirtió en una  respuesta irracional y compulsiva a todas y cada una de nuestras experiencias.

Con el correr del tiempo, descubrimos la verdad: la nicotina no soluciona ningún problema. Al recuperarnos, aprendemos que tenemos opciones más saludables y eficaces que el uso de la nicotina. Mientras más trabajamos este programa, aceptamos con más firmeza que el fumar ya no es una opción.


S.T.O.P = Simplify the Options = Simplifique las opciones
Cuando estamos estresados es importante utilizar S.T.O.P y así simplificar las opciones. Si no nos complicamos la vida, la serenidad nos acompañará.  Con serenidad, sólo deseamos inhalar aire puro.

Las cosas “simples” son más fáciles de mantener. O nunca comenzamos las cosas “complicadas” o eventualmente se derrumban. Los adictos suelen complicar las cosas, ya que quieren evitar la simple verdad.


La recuperación nos recuerda que podemos S.T.O.P. - simplificar las opciones, y hacer “lo correcto” la próxima vez. Este es un programa suave.


Recite una oración
Si le asalta el deseo de usar la nicotina, recite una oración. Si alguna de sus debilidades pone una tentación en su camino, recite una oración.

El hacer una pausa, aunque sólo sea para respirar hondo, puede cambiar su actitud y desviar un pensamiento obsesivo. La respiración es nuestra conexión continua a la vida misma y puede ser una manera de tener contacto consciente con un Poder Superior.


Rendirse permite el cambio
En este programa, rendirse no significa perder. Rendirse es una aceptación, una liberación. Mientras nos rendimos, encontramos una fortaleza interior más profunda. Con la renuncia viene nuestra aceptación al cambio.

Podríamos empezar por renunciar nuestras excusas para no asistir a las reuniones. De esta manera, a medida que aceptamos los primeros tres Pasos, comenzamos a dejar de lado la batalla uno a uno que estamos perdiendo. Si tenemos alguna resistencia a la religión, la renuncia nos podría llevar al desarrollo de nuestro propio concepto de Dios.

Ahora podemos entregar esta obsesión con la nicotina a nuestro Poder Superior. Podemos pedirle “Por favor, haz más fácil el camino a este débil adicto.” Podemos pedirle la misericordia que la nicotina nunca nos concedió.

Con tiempo y la abstinencia, los deseos disminuyen, pero es imperativo rendirnos a la verdad que podrán regresar. Al renunciar a esta antigua batalla, ganamos serenidad. Acompañados de este sentido de calma, tomamos decisiones positivas que pueden cambiar nuestra vida.

 


Preparar, practicar, orar, progresar
Las experiencias compartidas en las reuniones nos ayudan a prepararnos. Los Doce Pasos y las herramientas del programa nos ayudan a  practicar. Oramos para tener contacto consciente con nuestras creencias más altas. Podemos progresar un día a la vez.


Busque la lección
Si consideramos que los eventos de cada día son lecciones, podemos aprender. Una mente abierta recibe. Las lecciones que recibimos hoy pueden ser de aceptación, valor, humildad, compasión o cualquier otro tipo de característica que necesitamos desarrollar en nosotros.

 

Nuestro Poder Superior nos ofrece la oportunidad de aprender cómo aplicar los Doce Pasos en la vida diaria y “practicar estos principios en todas nuestras asuntos.”


Mire sus Pasos
Aceptamos que nuestra enfermedad está sólo en remisión. Tenemos que mantener una vigilancia constante para no reactivar nuestra adicción. Nuestras decisiones diarias permanecen bajo la guía de los Doce Pasos, porque cada día es un regalo.

Trabajamos los Pasos y nos mantenemos enfocados en nuestra propia recuperación, no en dar consejos no solicitados o críticas de otras personas. Como adictos que somos, tenemos que cuidarnos de los lugares resbaladizos y tomar en cuenta este recordatorio del grupo - “mire sus Pasos.”

 

 

P.R.A.Y.  =  Orar

Orando usted podría encontrar:
Posibilidades – nueva esperanza
Recuperación - serenidad, salud mental
Aceptación - del impulso, sin usar la nicotina
Y a usted mismo - en una nueva luz

Las oraciones que nosotros creamos se convierten en una fuente de ayuda mucho mejor que la nicotina misma. Podemos orar en vez de fumar. Dentro de la intimidad de nuestra interioridad podemos orar en cualquier lugar. No hay letreros de “NO ORAR” que nos impidan hacer contacto consciente a través de la oración.

La intimidad de la oración personal mejora la relación que tenemos para con nosotros mismos y otras personas. En este espíritu, desarrollamos conexiones más profundas. La nicotina nos puede llegar por medio de papel, pipa o un pellizco; la recuperación nos llega por entrega espiritual.



El sobrepeso puede esperar
Mientras aprendemos a establecer nuestras prioridades ayudamos al restablecimiento de nuestra salud mental. Primero tenemos que atender lo principal. Muchos de nosotros tenemos la preocupación que al dejar de fumar vamos a comer más y por lo tanto vamos a aumentar de peso. Este es un programa honesto. Es cierto que en muchos casos, las personas aumentan de peso. Nuestro metabolismo puede cambiar y podríamos utilizar el comer para aliviar las ganas de usar la nicotina. Los efectos físicos y emocionales del aumento de peso son importantes, pero nada es más importante que dejar de usar la nicotina. Los daños que causa el uso de la nicotina a la salud son muchísimo mayores que los de unas libras adicionales.

Cuando recuperamos nuestros sentidos, nos beneficiamos al tener deseos de comer comida más saludable y beber agua en abundancia, para ayudar a la limpieza de nuestro sistema. El ejercicio vigoroso puede también contribuir a disminuir la frustración y privación que sentimos inicialmente al no usar la nicotina

Nuestra prioridad es dejar de meter nicotina en el cuerpo. Entonces notaremos muchas mejoras físicas. De manera que, cuando comenzamos nuestra recuperación, la preocupación por el sobrepeso puede esperar.


Hacer frente a nuestros sentimientos
Cuando usábamos la nicotina para apagar nuestros sentimientos, ellos no desaparecían. En muchas ocasiones se convertían en resentimientos. Al descontinuar el uso de la nicotina, con el tiempo descubriremos con más claridad qué era lo que realmente sentíamos. Sin embargo, al principio, las emociones que antes tapábamos con el humo, las sentimos a veces confusas, incomodas, y hasta abrumadoras.

Descubrimos también que ahora tenemos un punto de vista distinto hacia algunas cosas. Nos damos cuenta que los sentimientos de coraje y tristeza ante una situación pueden ser señales claras que tenemos que prestarle atención en particular. Con el valor que pedimos en la Oración de la Serenidad, podemos hacerle frente y continuar hacia adelante.

La recuperación nos da también la oportunidad para sentir distintas alegrías. La gratitud que experimentamos continuamente ante esta nueva libertad es excitante.


Tomar un Paso es un acto de fe
Caminar es la acción de caerse hacia adelante con la confianza que el próximo paso le mantendrá en movimiento en posición vertical. En algunas ocasiones sólo podemos tomar pasos muy cortitos, pero ellos son los que nos ayudan a no estancarnos. No sabemos cuán lejos llegaremos o hacia donde vamos, pero cualquier movimiento hacia adelante se convierte en un acto de fe.

Trabajar cualquiera de los Doce Pasos es también un acto de fe. Mientras más cambiamos, más cuenta nos damos del poder que encierra este acto de fe. Nos inspira hacia la espiritualidad.


No piense en graduarse
La recaída es una experiencia bastante común. Nosotros hemos encontrado que es prudente no depender completamente de la aseveración que en nuestro caso sería imposible volver a usar la nicotina. Es mejor tener una actitud de humildad. Las historias personales que compartimos sobre las recaídas nos ayudan a comprender el precio tan terrible que se paga si hacemos un cálculo equivocado sobre el inmenso poder que tiene esta droga astuta. Nosotros apreciamos pertenecer a esta Comunidad permanente, que nos ofrece apoyo y la oportunidad de ayudar a otros. Aspiramos a ser agradecidos en vez de graduarnos.


Mantengamos lo que ganamos
No llegamos aquí solos. Es importante no descansar en la idea que podemos dar por descontado nuestra libertad. Es peligroso también pensar que ya podemos vivir sin mantener la vigilancia. Esta mentalidad puede llevarnos a caer otra vez en las garras de la nicotina. Si permanecemos conectados a las herramientas del programa y a la realidad de nuestra impotencia frente a la nicotina, las oportunidades de permanecer libres de la nicotina son mucho mayores. Entre más mantengamos esta meta, más ganamos a nuestro favor


Agradecidos por la gracia
Al poner en práctica los principios de este programa y recibir sus beneficios, aumenta nuestra gratitud. Nuestra serenidad aumenta al obtener la sabiduría de reconocer la diferencia entre lo que podemos resolver nosotros y lo que descansa en las manos de nuestro Poder Superior. Según tomamos conocimiento sobre nuestro potencial podemos ver claramente todas las maneras y formas en las cuales hemos sido beneficiados por la gracia.